TODOS QUIEREN SER SNAPCHAT

Lanzada en 2011 Snapchat es una de las más recientes historias de éxito en el universo móvil. Nacida como un sistema para intercambiar fotos sin dejar registro alguno en la memoria del Smartphone de la otra persona, está aplicación fue creciendo y agregando funcionalidades, como la posibilidad de compartir historias con un grupo amplio de seguidores, y la posibilidad de crear Snaps – es decir, fotos o videos que reflejan lo que ocurre en ese instante, y que pueden ser alteradas mediante una serie de filtros y stickers animados – hasta convertirse en una red social hecha y derecha, sin perder su lugar entre los servicios de mensajería.

El crecimiento de esta aplicación, la cual ya cuenta con 200 millones de usuarios activos por mes (y 100 millones de usuarios activos por día) ha sido impresionante. De acuerdo con la consultora AppAnnie, Snapchat durante mayo de 2016 Snapchat se convirtió en la aplicación más bajada en el App Store de iOS, y en la sexta aplicación más popular en ese ecosistema si tenemos en cuenta la cantidad de usuarios activos. En Google Play, por otra parte, esta app ocupa el quinto lugar en cantidad de descargas a nivel mundial. Según eMarketer, esta red social móvil está creciendo a mayor ritmo que cualquier otra, y se expandirá un 27,2% solamente en los Estados Unidos durante 2016, una cifra muy superior al 16% que promedia la categoría.

Teniendo en cuenta que esta app tiene apenas cuatro años, estas cifras resultan especialmente impresionantes. Transcurrida esa misma cantidad de tiempo desde su lanzamiento, Facebook – que hoy lidera tanto el terreno de las redes sociales como el de la mensajería instantánea móvil – tenía apenas 140 millones de usuarios activos que, en total, actualizaban sus estados unas 13 millones de veces al día. En contraste, los usuarios de Snapchat envían 400 millones de snaps todos los días. Y si bien no hay que olvidar que muchos hábitos de uso han cambiado desde 2008 y que, mientras que en aquel momento las redes sociales sólo se podían visitar desde una computadora y ahora se pueden utilizar todo el día desde el móvil, el altísimo nivel de engagement de esta nueva red social sigue siendo muy llamativo y constituye, sin lugar a dudas, su mayor activo.

De hecho, de acuerdo con Bloomberg, Snapchat ya sobrepasa a Twitter en materia de usuarios diarios activos, y se convertirá en la tercera red social hacia fin de este año (detrás de Facebook e Instagram), desplazando tanto a este competidor como a Pinterest tanto en término de usuarios como de usuarios activos hacia fin de año. Y todo esto es posible gracias a que esta aplicación ha comenzado a ser masivamente adoptada por nuevas clases de usuarios.

Desde su lanzamiento, y durante sus primeros años de vida, el crecimiento de Snapchat se vio apalancado por apenas un segmento demográfico: el de los adolescentes y jóvenes adultos menores a 24 años. Las razones por las que esto ocurrió son muchas, y tienen que ver con el aspecto divertido y lúdico de la aplicación, con la menor visibilidad que ofrece a los mensajes y contenidos compartidos por los usuarios, con su carácter efímero, y sobre todo con el hecho de que, muchos jóvenes, comenzaron a percibir a Facebook como una red social tomada por adultos donde no se podía compartir cualquier cosa. Pero esto ha comenzado a cambiar. Según reporta App Annie, los usuarios de 25 a 44 años y también, aunque en menor medida, los de más de 45 han comenzado a utilizar la aplicación. Esto se debe, en gran parte, a su popularización, que ha llevado a que se convierta en un canal de comunicación preferencial para muchas marcas, y también para muchos políticos. El Presidente Macri, por ejemplo, la utiliza frecuentemente para comunicarse con sus usuarios más jóvenes, y las fotos que éste se tomó junto al animador de televisión Marcelo Tinelli utilizando los filtros de esta red social se volvieron virales hace pocos días. Este fenómeno, que no es exclusivo de Argentina, demuestra la madurez de esta red social que ha comenzado a convertirse en un canal cada vez más habitual de comunicación en todo el mundo.

FACEBOOK E INSTAGRAM SE SNAPCHATIZAN

El enorme crecimiento de Snapchat, así como el engagement de sus usuarios, y el hecho de que, en materia de sesiones mensuales, le esté ganando a aplicaciones como Instagram, ha llevado que Facebook decida adoptar alguna de sus características tanto en su aplicación insignia, como en otras en su cartera. Para ello en marzo adquirió MSQRD, una app que permitía utilizar la cámara de los smartphones para tomar fotos y alterar las caras de sus usuarios con todo tipo de efectos para luego compartirlas en las redes sociales, de modo muy similar al que utilizan los filtros de la aplicación del fantasma.

Esta adquisición parece haber rendido frutos. Y es que hace algunos días Facebook lanzó Instagram Stories, una actualización a su red social de fotografías, que permite compartir fotos, videos y presentaciones efímeras en el perfil de sus usuarios y desaparecen a las 24 horas. Así como Snapchat, esta función permite tomar fotos y videos y adornarlos con todo tipo de filtros y agregados.

Si bien Instagram, que cuenta con 500 millones de usuarios activos mensuales, y 300 millones de usuarios activos diarios, sobrepasa en magnitud a Snapchat, durante la primera mitad de 2016, la frecuencia con la que los usuarios de la misma comparten contenidos decreció un 15%. El problema, según TechCrunch, tiene que ver con que las personas sólo quieren compartir momentos verdaderamente especiales en sus perfiles, los cuales mantienen altamente curados, por lo que descartan mucho contenido original y espontáneo que, ahora gracias a la posibilidad de volverlo efímero, probablemente comenzarán a compartir.

Pero esto no es todo. Durante los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2016, Facebook ha comenzado a probar una nueva característica en su propia aplicación entre sus usuarios de Brasil y Canadá. La misma consiste en que, así como sucede en Snapchat, su app móvil abra directamente en la cámara, la cual incorpora los filtros de MSQRD, y permite generar contenidos parecidos a los de su competidor.

Esta estrategia de adoptar las innovaciones que funcionan para sus competidores ya resulta habitual en Facebook. No hace mucho tiempo la compañía lanzó Facebook Live, un sistema que permite compartir video en vivo del mismo modo que Periscope lo hace en Twitter. En el pasado, la empresa fundada por Mark Zuckerberg ya había intentado adoptar distintas funcionalidades similares a las de Snapchat, con distintos niveles de éxito. El primero de estos intentos fue Poke, una app lanzada en diciembre de 2012 que permitía compartir fotos que se borraban a las pocas horas, que fue un fracaso y terminó cerrando en 2014. Ese año, Facebook lanzó Slingshot, otra aplicación similar que permitía enviarles fotos a amigos, quienes sólo podían abrirlas enviando una a cambio. Del mismo modo, ese mismo año lanzó Bolt, una aplicación vinculada con Instagram, que permitía enviar mensajes que desaparecían al rato a otros usuarios, o a grupos de hasta 20 personas. Ninguna de las dos logró capturar la tracción adecuada, y ambas terminaron cerrando.

De acuerdo con Forbes, con su liderazgo indiscutido, Facebook no paga ningún costo al emular estas características de sus competidores. Y es que, las mismas pueden ayudarla a potenciar el uso que hacen sus usuarios de sus propias aplicaciones. Y si fallan, simplemente las dan de baja y se concentran en otras cosas.

Sólo el tiempo dirá si Instagram Stories y la nueva cámara de Facebook logran incrementar el engagement de los usuarios de las redes sociales de Facebook, o si estas funciones seguirán el camino de sus antecesoras y terminan desapareciendo. También resta ver si estos cambios tienen algún efecto sobre Snapchat, una app que a esta altura parece imparable y que, si bien aún no ha comenzado a monetizar a su enorme base de usuarios, ya representa un inmenso dolor de cabeza para todos sus competidores.

 

LOS PLANES DE GOOGLE PARA ACELERAR LA INTERNET MÓVIL

El futuro de Internet es móvil. Esta es una verdad cada vez más evidente. Y con una cantidad de conexiones cada vez mayor, y más tráfico proveniente de smartphones y tablets, pero una experiencia de usuario que todavía no es exactamente equiparable a la obtenida en una computadora, las principales compañías vinculadas con el sector se han propuesto hacer algo al respecto. Google, una de las principales impulsoras de una mejor Internet móvil, ya puso su primer granito de arena cuando, hace algunos meses, comenzó a tener en cuenta si los sitios tienen, o no, una versión móvil (o si son responsive, es decir que se adaptan al formato y al tamaño de la pantalla) al mostrar sus resultados de búsqueda en teléfonos celulares. Así, el sitio comenzó a garantizar que aquellos que utilicen su servicio en su smartphone podrán acceder a un sitio optimizado, de fácil legibilidad en sus dispositivos. Ahora, la compañía busca ir un paso más allá y mejorar la velocidad de carga de los contenidos. Sobre todo entre los sitios de noticias, blogs, y otros rubros similares.

Uno de los grandes problemas que los usuarios móviles enfrentan todos los días tiene que ver con el tiempo que muchos sitios tardan en cargar. A la vez, es frecuente que tanto las imágenes, como los comentarios en los sitios de noticias, y otros contenidos como videos y avisos publicitarios traben la apertura de las páginas y hagan que el usuario pierda el foco de lo que estaba leyendo, o se encuentre con baches incómodos. Además de brindar una pésima experiencia para todos nosotros, esto tiene repercusiones directas en el negocio de muchas empresas, que ven a muchos de sus usuarios abandonar las páginas cuando ingresan desde su navegador.

De esta forma, el único camino que los sitios tienen de garantizar una buena experiencia de lectura es a través de una aplicación móvil. Pero, además de insumir costos mucho más altos de desarrollo, una App implica un proceso complejo de marketing para lograr que las personas la instalen en sus dispositivos y, luego, la abran y la utilicen de manera regular. Y si bien Google y Bing han comenzado a incluir contenido incluido dentro de distintas Apps en su listado de resultados de búsqueda, el hecho de que los usuarios deban hacer click y lanzar la aplicación para acceder a lo que buscan implica un paso más que puede generar deserción y niveles más bajos de conversión. Así, el único camino posible es trabajar en una carga más veloz y más eficiente de los contenidos en los sitios móviles a través del navegador.

 

El Google AMP Project

Es con este objetivo que Google lanzó el Accelerated Mobile Pages Project, una iniciativa conjunta con otras compañías como Twitter, y con grandes medios como el Wall Street Journal, el New York Times, el Huffington Post, BuzzFeed, The Economist, VoxMedia, y varios más. La idea es generar una serie de especificaciones técnicas que permitan acelerar la carga de los contenidos. Al mismo tiempo, el buscador permitirá que los medios utilicen el cache de Google para almacenar los artículos y acelerar aún más la apertura, cuando ésta ocurre desde un móvil.

Lejos de despojar al contenido de imágenes, comentarios, y otros accesorios, la iniciativa pretende hacer que todo sea más eficiente y esté mejor optimizado, de forma tal de poder ofrecer lo mismo que en la computadora, pero mejor adaptado al entorno móvil.

 

Tanto Google como Twitter y sus socios pretenden que esto vaya mucho más allá de unos cuantos sitios y se convierta en un estándar, que mejore verdaderamente el ecosistema. Es por eso que todo el proyecto es open source, y no será necesario tener una relación de ningún tipo con Google para implementarlo. De esta forma, cualquier medio en cualquier parte del mundo podrá hacerlo por su cuenta, y así mejorar la experiencia móvil en su sitio.

A diferencia de lo ocurrido con el Googlegeddon – nombre dado por los detractores al proyecto de penalizar a los sitios no móviles al darles menos relevancia, independientemente de su contenido, en los resultados de búsqueda – el que un sitio incorpore o no la tecnología del AMP Project no influirá directamente en su posición en los resultados de Google. Sin embargo, para tener un buen posicionamiento, tanto en el móvil como el la versión de escritorio, tener una buena velocidad de carga del contenido es esencial, por lo que sumarse seguramente tendrá un impacto positivo para cualquier sitio web.

 

Otras iniciativas similares

Google y Twitter no son las primeras compañías y organizaciones preocupadas por este tema. Recientemente Facebook lanzó Instant Articles, una herramienta que les permite a los sitios de noticias publicar sus artículos directamente dentro de la red social, y compartir los ingresos de publicidad generados por ellos. Esta iniciativa, sin embargo, tiene un enfoque un poco menos altruista, y pretende más bien enriquecer el entorno de la red social, e incrementar la monetización de los usuarios, antes enviados a otro sitio cuando quieran consumir un artículo allí linkeado. Más allá de las motivaciones comerciales de la red social – de las cuales tampoco se encuentra desprovista la iniciativa de Google – la experiencia resultante para el usuario es notablemente mejor.

Otro grupo preocupado por el problema de los tiempos de carga el Internet Advertising Bureau, una asociación conformada por anunciantes y medios online, que recientemente publicó un extenso mea culpa (en inglés), haciéndose cargo de que los ads son, en gran parte, responsables del problema. Allí, el vicepresidente de la organización llamó a crear nuevos estándares de publicidad, que permitan comunicar mejor, sin adicionarle peso y tiempo de carga a las páginas nutridas de avisos, y sin saturar a los usuarios con banners y contenido publicitario de todo tipo. De esta forma, la asociación busca no solamente colaborar en la mejora de la experiencia de los usuarios tanto móviles como de escritorio, como mejorar los índices de conversión de los anunciantes que, muchas veces, bajan justamente a raíz de estos problemas.

Con un ecosistema cada vez más nutrido de contenidos, más usuarios, y una facturación que lo ha convertido en la plataforma más relevante para muchas empresas, el foco de todos está puesto en el móvil. Es por eso que es muy probable que, durante los próximos años, veamos mejoras sustanciales que harán que haya un antes y un después en navegación en nuestros smartphones y tablets, y que hagan que ya no sea frecuente que encendamos la notebook o la computadora de escritorio cuando querramos acceder a determinados contenidos, o utilizar algunos servicios.